La fidelidad de un cliente es mucho más que un comportamiento.
Es un error creer que un cliente es fiel simplemente porque nos sigue comprando. Existen muchas razones por las que un cliente repite compras con nosotros, pero pocas tienen que ver realmente con la fidelidad.

  • Existe un compromiso contractual con nuestra compañía (cliente cautivo, no cliente fidelizado)
  • Supone un gran esfuerzo el cambio de proveedor
  • Actualmente somos el proveedor más barato
  • La relación y fidelidad es con uno de los empleados y no con la compañía
  • Los hábitos son difíciles de cambiar

Si los clientes creemos que son fieles por cualquiera de los motivos anteriores, podemos perder al cliente en cuanto llegue alguien de la competencia y se lo ponga fácil al cliente para hacer el cambio.

Un ejemplo claro es el del precio bajo, si nuestro único argumento es ser los más baratos, ¿Qué pasará cuando llegue otro proveedor con un precio más bajo que el nuestro? Irremediablemente perderemos el cliente.
Así pues, la fidelización del cliente es mucho más que repetir la compra.

Un cliente que repite compra no siempre es un cliente fiel

La fidelidad puede ser definida como el cliente que piensa que el producto o servicio que ofrece nuestra organización es su mejor opción. Es la que mejor cubre sus necesidades y ante cualquier decisión de compra siempre nos elige a nosotros frente a otros competidores.

El cliente fiel continuará con nosotros incluso cuando existen problemas, esto es porque la organización ha sido buena para ellos en el pasado y ha gestionado los problemas que hayan podido surgir de manera adecuada. Esto hace que el cliente no este interesado en la búsqueda de otros proveedores competencia nuestra o que cuando se le acerque la competencia no les preste atención.

En resumen, la fidelización quiere decir que un cliente quiere hacer negocios con nosotros y los hace.

En Fidelizoo sabemos que la fidelización de clientes es un tema complejo, y sabemos que no podemos aportar eso que hace único a cada negocio, pero si podemos facilitar al pequeño comercio el camino en otras acciones de fidelización que hasta ahora únicamente estaban siendo aprovechadas por grandes empresas con recursos dedicados exclusivamente a la fidelización de clientes.